Importancia de la información (III): A quién deben informar los facultativos.

          En la misma línea de las entradas anteriores, queremos seguir ahondando en el tema de la información y su trascendencia. Sin embargo, hoy pretendemos mirar hacía otro lado, hacía los motivos que hacen que muchas veces los cuidadores no la reciban de forma adecuada.

         En primer lugar, analizaremos cuando se convierte el cuidador en depositario principal de la información sobre el paciente. En este sentido, la conclusión a la que se llega tras muchos debates sobre este tema es que la información sobre su enfermedad, tratamientos y/o pronósticos pertenece al enfermo. No pretendemos entrar en este momento en diatribas al respecto, pero si que queremos resaltar que son principalmente dos los motivos que pueden llevar a un profesional a decidir no informar al paciente y si a su familia. Uno de ellos es, precisamente que el paciente no tenga la capacidad para comprender o hacer frente a dicha información. Y otro podría ser que, dicha información suponga un perjuicio tal para el paciente que atente contra la adecuada evolución del paciente.

         Esta premisa es relativamente facil de seguir cuando el paciente padece un estado de deterioro cognitivo y/o demencia que le impida comprender y ajustar su comportamiento a dicha información. Sin embargo, cuando el paciente muestra otro tipo de incapacidades, como los bloqueos emocionales habituales ante ciertos diagnósticos e informaciones médicas, nos encontramos con diversas dificultades que determinan el comportamiento de los profesionales.

        Partiendo de la base de que cualquier profesional sanitario tiene el precepto de no dañar innecesariamente a los pacientes, encontraremos facultativos que consideren que sus enfermos afrontarán mejor la enfermedad si tienen toda la información y por tanto les fuercen a comprenderla y otros que consideren los contrario y por tanto prefieran dirigir las explicaciones a sus familiares cuidadores. En cualquier caso, será el grado de autonomía del paciente el que determine el grado de atención que el facultativo preste a sus familiares y/o cuidadores. Punto este que genera gran conflicto y que en ocasiones puede llevar a que exista una mala relación entre ambos que finalmente perjudica al enfermo.

        En cualquier caso, lo que queda claro es que mientras mayor sea el grado de dependencia de los enfermos, más necesario se hace que haya una buena comunicación entre el facultativo y el cuidador.  Puesto que sobre ellos recaerá la responsabilidad de atender adecuadamente a las necesidades personales, sanitarias y/o sociales de sus familiares.

       En la entrada de hoy querríamos animar a los interesados en este tema a expresar sus opiniones al respecto, así como a comentar sus propias experiencias al respecto. Puesto que la relación sanitarios- cuidadores es de trascendental importancia de cara a ofrecer una mejor calidad de vida a nuestros enfermos y por tanto, resultaría de gran interés poder recoger la opinión tanto de facultativos como cuidadores al respecto. Será nuestro primer compromiso con vosotros hacer una síntesis de vuestras aportaciones y seguir indagando al respecto.

¡¡Que paseis un buen día!!

[CATEGORÍAS] Cuidadores, Cursos. [ETIQUETAS] , , , , . [ENLACE PERMANENTE].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>