El impacto de la enfermedad.

     Cuando la enfermedad, sea cual fuere y sea cual sea su pronóstico, llega a la familia, el impacto no solamente atañe al paciente sino que desestabiliza toda la estructura familiar en la que se produce. Hay un daño común a todas las enfermedades posibles y es la elaboración que deben realizar el paciente y quienes le rodean para aceptar la transición del sujeto sano al sujeto enfermo y con ello las posibles limitaciones que su padecimiento puedan conllevar.

     Sin embargo, el tipo de enfermedad que padece el paciente tiene una serie de particularidades que atañen directamente al proceso de elaboración y adaptación que deben realizar tanto el paciente como a su entorno. De este modo, y siempre teniendo en cuenta la disminución y potencial pérdida de la autonomía del paciente, debemos considerar el impacto diferencial que tiene cada una de las enfermedades posibles. Con el fín de poder analizar dicha circunstancia, hemos realizado una búsqueda bibliográfica que nos ha llevado a obtener una serie de conclusiones.

     Quizás una de las más relevantes es que la mayoría de los artículos que hemos encontrado es que los cuidadores de pacientes de Alzheimer son un objetivo científico prioritario, por lo que existe una abundante bibliografía al respecto. Pero también encontramos un volúmen considerable de artículos sobre cuidadores de pacientes oncológicos y/o terminales. Siendo el colectivo menos estudiado o sobre el que hemos encontrado menos artículos de relevancia cíentífica, el de los padres de niños con enfermedades crónicas y/o discapacidades.

     Por otro lado, hemos observado que la mayoría de los artículos que hemos consultado versan sobre las consecuencias del cuidado y no tanto sobre el proceso de adaptación que se produce en cada momentos de la enfermedad, desde el diagnóstico, el tratamiento y el final de la enfermedad o fallecimiento del paciente.  Y finalmente que, en líneas generales, las consecuencias adversas de la situación de cuidado no son muy diferentes para los cuidadores de pacientes con alzheimer o con cáncer, es decir, se observan una mayor vulnerabilidad a padecer ansiedad y/o depresión, así como un considerable agotamiento emocional.

     Sin embargo, desde la experiencia clínica de este equipo de trabajo, sabemos que el cuidado de distintos tipos de enfermos afectan de forma diversas, puesto que hoy en día el diagnóstico de una demencia no impacta del mismo modo que el de una esclerosis múltiple o un cáncer, entre otras. Por este motivo, queremos plantearnos ver cual es el poder potencial de dichas enfermedades. ¿Qué opinais al respecto?, ¿qué tipo de orientaciones considerais que debemos seguir para llegar a alguna conclusión estable y generalizable?.

     ¡¡Esperamos vuestras respuestas!!.  

[CATEGORÍAS] Cuidadores, Cursos. [ETIQUETAS] , , , , , . [ENLACE PERMANENTE].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− cinco = 0

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>