La importancia del autocuidado del cuidador

     Buenas noches, hoy queremos ofreceros una reflexión en relación con la importancia que tiene que los cuidadores aprendan a cuidar de si mismo tanto como lo hacen de sus enfermos. A priori, para muchos puede parecer algo incompatible o incoordinable con el ritmo de vida que deben seguir los cuidadores por la sobrecarga tanto objetiva como subjetiva que sufren. Es decir, es habitual que los cuidadores muestren un estado de agotamiento y malestar tanto físico como emocional que, a pesar de que no suelen afirmar claramente que es debido a sus labores de cuidado, es innegable que así es. De hecho, hay muchos estudios que describen y sintetizan este sufrimiento propio de quienes se entregan a sus familiares enfermos o dependientes sin medida como el “Síndrome del Cuidador”. Desarrollaremos y apoyaremos con bibliografia en que consiste es síndrome en otra ocasión, pero lo que si adelanto es que se caracteriza por las sensaciones de cansancio, impotencia y frustración que sufren muchos cuidadores principales.

      Normalmente este estado emocional suele deberse a una falta de límites y un pequeño desbarajuste de prioridades. Quiero decir con esto, habitualmente la prioridad de cualquier cuidador es garantizar el bienestar y la mayor calidad de vida posible de su enfermo o dependiente. Esto le lleva a ocuparse de cubrir sus necesidades y a facilitarle en la medida de sus posibilidades la vida. Pero los cuidadores no suelen olvidarse del resto de obligaciones familiares que tienen, ni de las laborales (mientras que pueden mantenerla). Sin embargo, es tremendamente frecuente que se olviden de las obligaciones que tienen que ver consigo mismos, es decir, de cuidarse. Por lo que la sobrecarga es cada vez mayor y no suelen tener capacidad para salir de esta espiral, puesto que la prioridad es el enfermo.

      Pero esta entrega, mal entendida, no suele ser la más adecuada ni para el cuidador ni para el enfermo. El cuidador debe tener claro que el personaje más importante de la situación que está enfrentando es él mismo, no su enfermo. Y esto no refleja una actitud egoísta ni desconsiderada, es que si el cuidador no se encuentra bien y anímicamente fuerte, podrá cubrir necesidades pero no desarrollar una adecuada labor de cuidado, que implica muchas más cosas. Por lo tanto y desde esta óptica la mejor muestra de amor y entrega que podemos hacer hacía nuestros enfermos o dependientes es cuidarnos a nosotros mismos, como mínimo con la misma intensidad o dedicación que a nuestros enfermos o dependientes.

      Son muchos los hábitos que se deben introducir en nuestras rutinas diarias de cara a desarrollar un adecuado cuidado de nosotros mismos. En primer lugar, es fundamental garantizarnos el descanso físico y mental, para ello no sólo hay que dormir sino también dedicarnos tiempos de ocio y desconexión. Por otro lado, tenemos que cuidar de nuestra alimentación y procurarnos un poco de ejercicio físico que nos permita mantener la agilidad. Es necesario igualmente que aprendamos a apoyarnos en quienes nos rodea y de este modo, poder descargar un poco la responsabilidad del cuidado. Esta sería uno de los principales pasos que debemos dar para el autocuidado emocional, aunque parezca que no hay nadie que nos pueda ayudar, hay que saber pedirlo abierta y claramente. En muchas ocasiones son mucho menos los “no” que recibimos de los que tememos. Estamos trabajando en generar unas orientaciones para el autocuidado y nos encantarían compartiesen con nosotros sus trucos para recuperarse de la quemazón y del malestar que puedan estar sufriendo. Por tanto, agradeceríamos enormemente que nos contestasen a estas dos cuestiones:

1.- ¿Cómo le hace sentirse el cuidado de su familiar enfermo o dependiente, de forma integral?

 2.- ¿Qué hace ud. para recuperarse del malestar o sobrecarga que le genera su labor de cuidado actual?.

      Esperamos que le haya resultado de interés esta entrada y le agradeceríamos enormemente su colaboración. Y recuerde, la mejor forma de cuidar bien de nuestros seres queridos parte de saber cuidarnos a nosotros mismos. Buenas noches.

[CATEGORÍAS] Cuidadores, Intervención. [ETIQUETAS] , , , . [ENLACE PERMANENTE].

2 Comentarios sobre La importancia del autocuidado del cuidador

  1. Blanca says:

    Buenas noches!

    Sigo pendiente de vuestro blog, la verdad que me tiene ocupada con tantas actualizaciones….voy con retraso!
    Leyendo esta entrada sobre la importancia del cuidado al cuidador, me pregunto, ¿cómo se trabaja con estas parejas y familias en situación precaria, en muchos casos en la calle, que tienen una persona dependiente a su cargo con tratamientos farmacológico y/o discapacidades físicas? Este tipo de parejas con escasa formación y educación que no están introducidos en el sistema pero que son asiduos de los centro de salud demandando medicación para dolores (espalda, la cabeza, el hombro) o porque estan muy tristes y no pueden seguir más.¿Cómo se podría trabajar con estos cuidadores?¿Desde que ámbito profesional se debería abarcar la intervención?
    Bueno, espero no haberme ido por los Cerros de Úbeda y que no os complique mucho mi pregunta.
    Hasta pronto, un saludo y ¡enhorabuena!

  2. Nuria Blanco Piñero says:

    Buenas tardes, Blanca;
    El abordaje de estos colectivos es bastante complicado, puesto que la situación de precariedad en la que viven y sobre todo en aquellos casos en los que viven en la calle, les hace tener dificultades para acudir de forma constante y regular a los servicios sociales y de salud en los que pueden atenderle.
    De todos modos, lo primero que habría que hacer es un análisis de las necesidades que tienen y de la circunstancia familiar que viven. Así ante las quejas de dolores y tristeza deben ser los profesionales sanitarios los que aborden estas dificultades, siempre con la intención de generar pautas o hábitos que les permita desarrollar la labor de cuidado del modo más saludable posible a pesar de las circunstancias en las que se encuentran. En este contexto los profesionales de la Enfermeria de enlace y la psicología posiblemente serían los más indicados para darles respuestas.

    Por otro lado, se hace necesario una adecuada asistencia social que le garantice la mejor de las situaciones familiares posibles, facilitándoles la gestion de recursos y ayudas. En estos casos, serían los trabajadores sociales los profesionales de referencia.
    En cualquier caso, estos colectivos son tremendamente dificiles de abordar, puesto que mucho del malestar que presenta no sólo estará provocado por la situación de cuidado sino también por la situación familiar que viven, por lo que se hace necesario un abordaje integral y multidisciplinar para poder facilitarles la asistencia más adecuada.
    Espero haber respondido a tus preguntas que, realmente han sido muy interesantes, puesto que a veces se nos olvida que los cuidadores pueden tener más problemas y dificultades además de la labor de cuidado. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ nueve = 13

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>